martes, 10 de noviembre de 2009

Capitulo 11


llegar a la cocina encontré a mi padre abrazando a Liza llorando…Me parecía algo tan conmovedor, Liza estaba apoyando a su novio por la perdida de su ex…Algo raro pero tierno…
A la media hora, Tamy y Andreas llegaron con Agustín que es el bebé…

Tamy:-Kat-Me abrazo muy fuerte-Lo siento tanto-Empecé a llorar y ella también-Todo va a estar bien…

Kat:-Ya lo se-Dije entre sollozos, luego Andreas me abrazo…Eso si que era raro, ya lo quería como a un hermano.

Andreas:-Tranquila-Me acaricio el pelo…

Kat:-Gracias por estar aquí-Dije mientras me secaba con la manga de mi remera las lagrimas…

Tamy:-Sabes que no te dejaremos sola-Me sonrió.
Después de “desayunar”, en realidad yo no comí…Ni mi padre, estábamos muy mal como para sentir hambre. Fuimos hasta la casa donde nos esperaba el ataúd con mi madre…Todos estaban ahí cuando llegue…Tom estaba esperándome a un costado, cuando lo vi corrí a sus brazos y escondí mi cara…Empecé a llorar, no lo podía creer.
Mi madre ya no estaba…Estaba casi sola porque mi padre estaba pero, el casi nunca estaba en casa por la maldita banda de ladradores que representaba…Si, bueno se que se me paso pero mi padre es David Jost.

Tom:-Tranquila…-Me acaricio el pelo y luego alguien me toco el hombro, era algún familiar no podía distinguirlo a causa de las lagrimas que caían sin parar de mis ojos.
Seguí saludando mas gente que no reconocía hasta que llego la hora de que cerraran el cajón, yo hasta ese momento no me había acercado…

David:-Kat…-Se acerco-Si quieres despedirte de ella, tiene que ser ahora…

Kat:-Esta bien-Me acerque a paso lento, todos me miraron…Contuve el aliento y me asome…Una de mis lagrimas mojo la ropa que llevaba mi madre…
Estire la mano y toque su cara…Estaba tan fría y tan blanca…Esa imagen nunca más mas la sacaría de la cabeza, uno siempre tiene la ilusión proa si llamarlo de que uno cuando sea grande y tenga una familia y tu madre o padres sea grande morirá. Pero a veces así lo quiere el maldito destino que nos manipula con cada segundo que pasa…
Mi madre tenia sus manos apoyadas sobre su estomago y su cara tenia una expresión de paz que era imposible confundir…Nunca la había visto así, eso me hizo sonreír para mis adentros, ella estaría mejor con mis abuelos. Ellos la cuidaran y me estarán esperando en quien sabe donde.

X:-Kat…-Alguien me agarro del hombro-Ya es hora de que cierren…

Kat:-No…-Dije rápidamente y me eché a llorar sobre mi madre…Algunos me miraban con asco y otros con lastima. Se que es algo repugnante llorar sobre un cadáver pero es que para mi no era cualquier cadáver, era mi madre y no la quería dejar….Toda mi vida me arrepentiría de haberme ido de casa.

X:-Vamos princesa…-Me agarro del brazo y me llevo hasta la puerta mientras yo lloraba…

Kat:-Yo quiero ir con ella-Solté de repente mientras caminábamos para salir de allí.

X:-Kat-Me dijo y me apretó contra su pecho…Ahí me di cuenta de que en realidad no era mi padre el que me estaba llevando a la puerta sino que era Bill-No digas eso, tu tienes que quedarte aquí…Por tu padre, por tus amigos…Por…Mi.

Kat:-Es que la extrañare mucho-Dije aun con mi cara contra su pecho-Quiero sentir sus abrazos, sus besos…Quiero tenerla conmigo.

Bill:-Y ella lo esta…-Me levanto la cara y me limpio las lagrimas-Esta en tu corazón-Me agarro una de las manos y la apoyo contra mi pecho…Mi corazón latía desbocadamente…Al levantar la mirada Bill me miraba con los ojos brillantes y llenos de dulzura.

Kat:-Gracias-Lo abrace…

Bill:-ya perdí la cuenta de cuantas veces me has dado las gracias-Se rió y me beso la cabeza-Ya todo volverá a ser como antes…Quizás no del todo, pero vas a volver a ser feliz…Yo lo se.

Kat:-Lo dudo-Suspire y lo solté para caminar hacia la puerta…
Cuando salí me di cuenta de que estaba lloviendo, mi padre me entrego un paraguas negro.
Subí al auto de Bill y emprendimos la marcha hacia el cementerio…El coche fúnebre iba adelante nuestro. Nunca despegue los ojos de ese lugar, Tom me agarro la mano y me sonrió.

Tom:-Fuerza-Le devolví la sonrisa. El iba en al parte de atrás junto con Andreas y Tamy.
Cuando baje del auto corrí junto a mi padre que estaba al lado del cajón.
Caminamos hasta un agujero bastante alejado y ahí metieron en cajón…Un señor dijo una palabras y después taparon el agujero…Ya se había terminado el juego para todos.
Luego de dejarle flores, todos se empezaron a ir hacia el estacionamiento…Mi padre em dejo a solas para que pudiera pensar un poco.

Kat:-Mamá-Empecé a llamarla como si me pudiera escuchar…Ya estaba muy loca-Te extrañare, y te prometo que todos las semanas te traeré flores…-Una lagrima rodó por mi mejilla, la agarre y la deje sobre la chapita de bronce que decía “Helena Marie Holfman 1961-2009”…le deje la rosa que tenia en la mano y me fui…Mientras caminaba me fui fijando que casi todos los difuntos que estaban en esa zona, había fallecido este año o el pasado…Algunos eran ya muy viejitos y otros tan solo unos niños…La que mas me impresiono fue la tumba de una niña que era muy chiquitita…Había nacido murta o se había muerto en el mismo año que nació, el tema era que la lapida era pequeña y rosada…Y unas flores frescas estaba puestas en un florerito de plástico rosa muy lindo…
Me acerque y me agache para mirar mas de cerca la chapita…La niña de llamaba Catherine y tenia solo un año…después de estar un rato mirando a la nada me di cuenta de que la tierra estaba removida…La había enterrado un rato antes que a mi madre…

X:-Kat-Alguien me llamo la intención-¿Qué haces ahí sentada?

Kat:-Es que…-Levante la mirada y me encontré con Bill que me miraba raro-Encontré a…Me quede…-No el podía decir que me había quedado mirando la tumba de un bebé-Es solo que…Mejor vamos.

Bill:-¿Estas bien?-Asentí y lo agarre del brazo para luego empezar a caminar.
Bill me invito a cenar esa noche, yo acepte por que quería dejar a solas a mi padre y a Liza.
Me vestí con unos pantalones apretados y una remera roja, me puse unas plataformas del mismo color de la remera y un bolso de color negro.
Al terminar me cambiarme, salude a mi padre y a Liza y salí para esperar a Bill afuera, de paso lloraría un rato mas y así podría disfrutar de la salida.
Cuando salí, deje que algunas lágrimas mojaran mis mejillas y cuando vi que un auto se acercaba me las seque rápidamente y me arregle un poco.
Cuando el auto estaciono en abrí la puerta y entre, al girarme me encontré con Bill que estaba muy cerca mirándome con una sonrisa en la cara, también sonreí.

Kat:-¿De que te ríes?-Pregunte casi entre risas, Bill no dijo nada-Bill…-Pase mi mano por adelante de su cara-Bill-Volví a decir pero más fuerte, como no contestaba, toque la bocina.

Bill:-¿Qué estas haciendo?-Me agarro la mano y la saco de la bocina.

Kat:-Es que no me contestabas-Dije y me acomode en el asiento.

Bill:-¿Cuándo me hablaste?-Pregunto confundido.

Kat:-¿Te sientes bien?-Pregunte y apoye mi mano en su frente para controlar su temperatura.

Bill:-Si…-Dijo algo distraído.

Kat:-¿Quieres que maneje yo?-Le pregunte, no quería que todo terminara en una tragedia.

Bill:-No te preocupes, es que estaba pensando en otra cosa…-Dijo y emprendimos el camino hacia algún lugar para comer.
Terminamos comiendo en un restauran muy elegante, estaba lleno de luces y había muchas mesas con manteles blancos.
No tenia hambre, hoy era uno de esos días en los que podría encontrarme un helado de chocolate pero no lo tocaría, mi estomago estaba chiquitito y enroscado.

Bill:-Vamos Kat…-Me dijo mientras miraba la carta una y otra vez-Solo por mi…

Kat:-Bill, no tengo hambre-Dije y me agarre la cabeza-Esto no tiene nada que ver con lo otro.

Bill:-Esta bien-Dejo la carta sobre la mesa y llamo al mozo.
Bill se termino pidiendo un plato de fideos con albóndigas y dos cocas…
Esa noche fue como cualquier otra en la que salgo con Bill, después de que termino de comer el se antojo de helado y fuimos por unos. Lo que mas me impresiona de ese chico es que no engorda y come como un cerdo, es mi envidia…
La semana se paso rápido y cuando me quise dar cuenta ya esta para en la puerta del cementerio con dos ramos de flores.
Suspire y entre, empecé a caminar por un sendero hasta llegar a la tumbad e mi madre…Me arrodille y deje caer unas cuantas lagrimas, la extrañaba tanto, extrañaba esas charlas incomodas en las que yo terminaba hablando o en esas ocasiones que salíamos a divertirnos…Mi madre era mi mundo.
Deje el ramo de flores sobre su tumba, bese la lapida y me levante. Empecé a caminar de vuelta hacia la salida pero antes me detuve en otra tumba…Era la de la niña, le deje el otro ramo de flores, nos e porque pero me había llamado tanto la atención que quería volver a ver la tumba…Le deje las flores aun costadito y salí definitivamente de ese lugar…Subí al auto, me seque las lagrimas, lo encendí y volví a mi casa. Al llegar entre y deje las llaves en la mesa del hall.

1 comentario: