sábado, 6 de marzo de 2010

Capitulo 3: La llegada. (PhantomRider)


Gustav bajó antes para ayudarme a bajar a mi de la gran caja tambaleante.
-Bienvenida, señorita Emily-Un hombre bastante apuesto estaba caminando hacia mi.
Detrás del bello hombre, una mujer rubia y de ojos almendrados se acercaba flanqueada por dos jóvenes muy altos.
-Hola, señor Trümper-Lo saludé con una maquinal reverencia-Gracias por esconderme-Seguí usando el mismo tono educado de antes mientras mantenía la cabeza baja
-Por favor, señorita Emily-Dijo el señor Trümper paternalmente-Tómelo como una adaptación-Sonrío abiertamente-Y por favor-Prosiguió besando mi mano-Llámeme Gordon, señorita-Volvió a sonreír.
-De acuerdo, señor Gordon-Sonreí. Era lindo sentirse aceptada.
Una ráfaga de viento soplo violentamente y me hizo estremecer instantáneamente.
-Bill, Tom-Miró a los largos jóvenes-lleven a la señorita Emily hacia adentro.
-Enseguida padre-Dijo uno de los pelinegros. Traía el cabello hacia tras y era el más alto de los dos.
Agarre el brazo que me ofreció el mas bajo y comenzamos, muy lentamente, a subir las escaleras. El frío y los zapaos de tacón no eran una buena combinación.
Cuando el caballero abrió la puerta un aire calido y seco me impacto en la cara.
-Sígame, por favor-y me encamino por un extenso hall hasta la parte este.
Una gran abertura, que estaba decorada con finos detalles en madera de roble, daba paso a el gran living. El salón estaba alfombrado, tenía un gran hogar encendido con un vivo fuego y en el techo colgaba una gran araña con millones de velas encendidas. Seguramente les tomaba todo el día prenderlas.
Pegados a un gran ventanal había unos sillones de cuero negro y una mesita de café con un jarrón repleto de mas flores silvestres.
-¿Tom?-Una voz femenina me sobre salto.
-¿Qué sucede?, Caroline-Contesto automáticamente mi acompañante mientras daba una media vuelta sobre sus talones-Estoy aquí-Salio en busca de la tal Caroline.
-Oh-Se encogió de hombros al verme parada en el medio del living-¿Nos presentas?-Pregunto enarcando una ceja hacia Tom. Quien cuadro los hombros y sonrió.
-Claro-Se acercaron mas-Carolina, ella es la señorita Emily…-Estuvo a punta de agregar algo mas pero se callo-Y señorita Emily… Ella es Caroline, mi esposa-Me sonrío-Y permítame presentarme-Paso un brazo por la cintura de Caroline-Soy Tom Kaulitz-Hizo una reverencia un enredado en Caroline. Me pareció raro, pues, Gordon se apellidaba Trümper… y el dijo que era Kaulitz… Extraño.
-Mucho gusto, señor Kaulitz-Hice una reverencia-Señora Caroline-Hice otra reverencia.
-Por favor, señorita. Llámeme Caroline-Me sonrió. Estaba siendo muy bien aceptada.
Nos quedamos mirándonos los unos a los otros hasta que el señor Gordon apareció conversando con Schäfer comos i fueran viejos amigos.
-…No se preocupe, Schäfer-Fue lo único que alcance a oír.
El pelinegro más alto venia detrás con la mujer rubia y al lado de esta había una menuda chica con el cabello del color del oro y ojos oscuros como la media noche.
-Señorita Emily-El señor Gordon me llamo la atención. Hasta ese momento no me había dado cuenta de que me había quedado mirando a los últimos en llegar-Su padre me a enviado ordenes estrictas para que emplee-Mi rostro se descompuso instantáneamente-Por lo tanto -Siguió como si nada-Quiero que sepa, que tiene prohibido subir y bajar las escaleras sola-Abrí los ojos e par en par-Nos e preocupe-Agrego rápidamente-Ya lo he resuelto-Sonrío y la chica de cabello color oro se adelanto unos pasitos-Ella es Merope, su nueva doncella-Me faltaba el aire y los bordes de las cosas eran indefinidos-¿Señorita Emily?-Fue lo ultimo que escuche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario