jueves, 25 de marzo de 2010

Capitulo 5: Hagámoslo otra vez. (PhantomRider)


Abrí los ojos y noté que estaba debajo de la ventana. Exactamente igual que la noche anterior.
Me pare tambaleándome y me eche una mirada en el gran espejo del tocador. Estaba exactamente igual que la tarde anterior. Con asquerosas ojeras y el pelo que parecía un estropajo. Agarre el cepillo que estaba allí y me lo pase violentamente tratando alisar la enmarañada cabellera.
Me di cuenta de que mis vestidos ya estaban colgados en el gran ropero de madera. Escogí uno sencillo para andar por casa.
-Respira hondo, Emily-Me dije a mi misma. Volví a verme en el gran espejo. Ahora si estaba bien.
Agarre mis cómodos zapatos blancos de andar por casa, me los calce y me dirigí a la puerta. Tome mucho aire y gire la llave.
-¿Señorita Emily? - La voz grave pero dulce de mujer me sobresaltó - No se preocupe, señorita - Rogó la voz mientras volvía a asomar la cabeza hacia el pasillo.
-¿Dónde esta Schäfer?-Pregunté en susurros.
-Esta en al cocina- Contestó con calmada la jovencita de cabello dorado-¿Quiere desayunar?-Me ofreció con una radiante sonrisa-Todos están abajo esperándola.- Salí de la habitación con pasos deliberados y cerré la puerta tras de mi.

La muchacha me ofreció su brazo, yo lo tome y nos echamos a andar por el pasillo hasta llegar a unas amplias escaleras que yo no recordaba haber subido.
Bajamos lentamente, yo trataba de respirara con normalidad. Al llegar planta baja nos desviamos hacia el oeste del extenso hall y entramos a un gran salón.
-Bueno días, señorita Emily-Saludaron todos cordialmente.
-Buenos días-Murmure. Me acomode en la silla continua a la del extraño pelinegro… Enfrente a mí tenia al señor Gordon, en diagonal a la señora Simone.

-Que bien se ve esta mañana-Apuntó el señor Gordon-Disculpe mi indiscreción.,
-Gracias-Agradecí tímidamente-Quiero disculparme por mi incorrecto comportamiento-Bajé la vista avergonzada.
-Nosotros sabemos que esta muy arrepentida.-Contestó el señor Gordon- Pero olvidémoslo y comencemos otra vez. - Propuso con una afectuosa sonrisa.
-Gracias por la oportunidad-Sonreí, feliz de poder remediar mis malas actitudes.
El desayuno fue poco acortado después de eso. Todo estaba bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario