sábado, 9 de octubre de 2010

8 de octubre


Hoy, a dos años de tu partida involuntaria quería contar un poco –después del duelo más largo de mi vida- lo que se me cruzó por la cabeza ese miércoles 8 de octubre de 2008.
Sinceramente, nunca se me cruzó por la cabeza que vos, justamente vos, te fueras así, tan abruptamente, rompiendo el equilibrio emocional de todos, de muchas personas que te amaban y te seguirán amando intensamente. Para mucho –en especial para mí- fuiste, sos y serás una de las personas más importantes en mi vida, creo que hablo por muchos cuando digo que para nosotros el tiempo no pasó y siempre tenemos esa esperanzadora desilusión de encontrarte sentado en el sillón esperando a que toquemos el timbre para ir a visitarte…
Con lágrimas en los ojos, y con mi corazón abierto de par en par te escribo esta “carta” se podría decir, para que te enteres –si es que podes- todo lo que siento y sintieron aquellos que, repito, te amamos.
Lo único que me hubiese importado que sepas es: que me gustaría otro abrazo tuyo, y festejarte otro chiste malo… Tío piola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario