sábado, 14 de mayo de 2011

Lo de hoy que era para ayer...


Actualmente vivo en un laberinto, no ansío encontrar la salida, pero tampoco quiero quedarme mucho tiempo acá.

Ya no sé en quién confiar, las posibilidades de sentir cómoda con alguien desaparecen como los días que quedaron atrás y jamás se volverán a vivir, ni en un millón de años los recuerdos volverán a pasar, porque esos son, recuerdos, y de esa manera actúan, haciéndote recordar el pasado.

Ciertas cosas me hicieron reflexionar sobre mi vida, de repente, me di cuenta de que no vivía tan feliz como yo creía. De repente el panorama se vuelve oscuro, ¿qué me queda? Llorar todos los días al volver del colegio, encerrarme en mi pieza a leer historias y creerme la protagonista para escapar de la realidad. Ser un espectro que lo único que hace es copiar la tarea, respirar el aire vital de otros y luego, no soy nada, no existo, no queda nada.

La gente ilusa y optimista dice que ya vendrán tiempos mejores, la gente deprimida y negativa dice que podríamos estar peor… Y la gente como yo, que sólo piensa en el presente, tata de saber como sobrellevar esta situación.

Quiero encontrar la manera más trágica de acabar con todo para quedar en la memoria de los que me ignoraron. Quiero ser la Eugenia que alguna vez en sexto grado, ganó la presidencia del curso y se creyó la primera dama. Quiero recuperar mi nombre, ¿dónde estás?

Adolescencia proviene del termino adolecer, es decir, dolor… Pero, jamás creí en lo que me decían hasta que lo viví, ahora que lo vivo, en carne propia, al rojo vivo, quemándome esas ilusiones de nena caprichosa, puedo entender… Que injusta es la vida, te quita sin preguntar… Pero a la vez los optimistas me dicen que es muy buena, porque nos da sin que pidamos…

Quisiera ser una típica chica común, con problemas de amores insignificantes, la cabeza vacía y con la única preocupación de verme linda… No me pueden ver linda si yo no me veo linda, ¿se entiende a lo que me refiero?, a veces presiento de que me estoy preocupando mucho por el futuro, por mi vida. Y dejando de lado lo bueno de este presente… Pero es inevitable, no puedo dejar de pensar, me gustaría, pero no… no puedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario