sábado, 8 de octubre de 2011

Y tres años después...


Ya van tres años… TRES AÑOS, es muchísimo y tu ausencia se vive cada día más…
Las perdidas importantes no se superan, sino que se aprende a vivir con ellas y a tratar de estar lo mejor posible para uno, para los otros y para que vos veas que todos lo que nos enseñaste indirectamente lo aprendimos y lo estamos usando.

Hace mucho que no te escribía algo, casi un año diría yo… Pero igual siempre pienso en vos, así sea un rato corto, cuando llego a mi casa, o cuando no tengo nada que me distraiga.
Fuiste de esas personitas que se necesitan mucho y te fuiste rápido… Entonces te necesito más y más y nunca va a haber alguien igual porque sos único.

Ojalá estuvieses acá, no sabés todas las cosas que pasaron y que van a pasar… Te extraño, demasiado, más que mucho. Quiero escuchar un chiste tuyo otra vez, chocar los cinco cuando nadie se nos reía de lo que decíamos pero nos festejábamos mutuamente los chistes.
Me da rabia que nuestro “nos vemos” no haya llegado nunca. Es el día de hoy que me acuerdo la última vez que te vi, estabas en el sillón mirando el partido y tomábamos mate. Quiero una última sebada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario