jueves, 26 de enero de 2012

Black Veil Brides: "Someone like you" ~capítulo 2~ (Fan Fiction)


Antes de seguir con la historia quería comentar cómo conocí a Ashley, porque siendo sinceros, ese pedazo de hombre no se hubiese fijado en mí jamás de no ser porque nos presentaron. Es decir, si yo estuviese una noche en el mismo pub que él, ni siquiera nos cruzaríamos las miradas, nada de nada, únicamente por el simple hecho de que somos muy diferentes. Él es una persona extravagante, es demasiado lindo, y en cambio yo soy una persona normal, alguien que pasa fácilmente desapercibida y sin llamar demasiado la atención. Tampoco es que soy fea, o bueno, yo no me considero fea… Simplemente soy normal.

En fin, fue un día en el que yo estaba trabajando. Sammi, una amiga mía, novia de uno de los integrantes de la banda a la que Ashley pertenece (Black Veil Brides), siempre venía a esa tienda de ropa a consultar precios y a comprarse cosas, adoraba la ropa de ese lugar. Bueno, voy a pasar en limpio todo hasta ahora: Yo era empleada de una tienda de ropa neogótica que trabajaba con diseñadores y hacía prendas exclusivas. Sammi, era una de las clientes más regulares que teníamos y casi siempre venía cuando yo estaba atendiendo, es por eso que hablando de ropa comenzamos a hablar de todo un poco (típico de las mujeres) y terminamos dándonos cuenta que teníamos gustos similares ya sea en la música como en la ropa y ese tipo de cosas. Así que luego de varias veces en las que Sammi visitó el local nos hicimos amigas y salimos un par de veces. Fuimos a recitales o a tomar algo a algún pub cuando su novio, Jinxx, estaba de gira y ella estaba sola.

Un día, apreció en el local junto con Jinxx, justo cuando ya estaba por cerrar. Fue raro porque ella siempre venía sola y por lo general durante la tarde…

-Hola, Broo. ¿Qué tal?-Traspasó la puerta, detrás de ella venía un chico alto con pelo negro, supuse que ese era el tal Jinxx…

-Hola, Sammi-Me acerqué a saludar.
-Él es Jinxx, ya sabes…-Sonreí, lo sabía.
-Hola, Jinxx-Me encogí de hombros, y él se acercó para darme un beso en la mejilla.
-Hola-Dijo él de manera tímida y se volvió a posicionar al lado de Sammi.

-¿Qué los trae por aquí?-Dije mientras volvía a mis tareas, ya estaba por cerrar y mañana no debía trabajar ya que era Sábado y no me correspondía, pero debía dejar todo listo.-Como no viniste por la tarde pensé que ya no pasarías…

-Lo siento-Respondió ella-Debí avisarte pero salió un improvisto que tuve que ir a solucionar y no pude avisarte… Espero que no te moleste, pensé que quizás podríamos salir los tres, es decir, tú, Jinxx y yo… Vamos a tomar algo.

Todo esto olía muy mal, demasiado. Parecía basura podrida al rayo del sol un día de verano muy caluroso… Jamás había salido con Jinxx, ¿por qué de repente querría que saliéramos los tres?

-De acuerdo-Acepté de todas formas. No tenía nada muy interesante hoy a la noche. Quizás comprar comida china y mirar películas que había visto miles de veces y podía recitar los diálogos sin equivocación alguna, ¡qué emoción!-Déjenme que termino de juntar estás cosas y vamos.
-Ok, iremos a esperarte al auto. Es la camioneta esa, la gris…-Me señaló el vehículo que estaba aparcado justo enfrente a la tienda.
-De acuerdo, ya salgo-Comencé a apurarme con las tareas, no quería hacerlos esperar.

Cuando por fin terminé de doblar toda la ropa que había quedado tirada por todo el mostrador, junté mis cosas en mi gastada mochila, tomé las llaves del local, apagué las luces, bajé la persiana de hierro y salí. Una ráfaga de viento gélido alboroto mis cabello desprolijamente cortado e hizo que me estremeciera, me había olvidado el saco adentro… Pero ya había cerrado todo y no tenía ni la más mínima idea de dónde estaba. Quizás lo tenía dentro de la mochila y no me había dado cuenta.
Terminé de cerrar el local y me giré a toda velocidad para ir al auto, fue tal mi brusquedad que al girar no vi que la vereda estaba rota y me tropecé, cayendo al piso de manera ridícula. Podía imaginarme a Sammi y a Jinxx descostillados de risa al ver lo patética que me había visto. Me paré rápidamente tratando de disimular, con las mejillas encendidas y caminé de manera ligera hasta el auto.
-Hey, Broo, ¿estás bien?-Preguntó Sammi ni bien abrí la puerta trasera de la camioneta.

-Sí, sí-Me apresuré a decir mientras me sentaba y abrochaba mi cinturón, tiré la mochila a un lado y escuché un quejido de dolor. En la oscuridad que me envolvía no podía ver nada… Pero definitivamente había alguien a mi lado.-Lo siento-Dije atolondradamente y tomé mi mochila, como no veía nada en vez de agarrar mi mochila toqué la mano de una persona. Pegué un salto.

-No hay problema-Dijo una voz masculina… Me quedé helada. ¿Jinxx?, no, él no podía ser, él estaba al volante… Oh Dios mío.

-Brooklyn, te presento a Ashley, es un amigo de Jinxx, están en la misma banda-Sammi sonrió de manera malévola junto con Jinxx, mi cara debería estar desencajada.

¡MIERDA, MIERDA Y MÁS MIERDAS! No solo Jinxx me había visto caer, sino que ese tal Ashley también, y para empeorar, le había dado con mi mochila en la cara. Bien, Brooklyn, que sociable eres. Doble humillación, ¿gané algo por eso?

-Ho-Hola, Ashley-Dije entrecortadamente mientras trataba de no soltar groserías.

-Hola-Dijo de manera angelical muy cerca de mí, creo que su aliento impactó contra mi mejilla enrojecida por la vergüenza, delicadamente me besó la mejilla y se carcajeó bajito al ver como yo me quedaba dura y atónita.

Durante el viaje no hablé mucho, estaba totalmente avergonzada, quería tirarme debajo de algún auto y que me pasara por encima. Estaba hecho un esperpento, y encima, había cometido un error detrás del otro. Ah, y para coronar todo mi caos interno y externo (por qué no)… jamás había tenido una cita a ciegas.

____________________________________________________________
Perdón por el retraso, día muy complicadou. Espero que les guste, espero sus comentarios, gracias por leer <3
POR AHORA EL FIC SE VA A SUBIR UN DÍA A LA SEMANA (JUEVES)

(Si te gustó, ¡RECOMENDAME!)

No hay comentarios:

Publicar un comentario