lunes, 27 de febrero de 2012

Black Veil Brides: "Someone like you" ~capítulo 6~ (Fan Fiction)


Esa noche fue una de las que mejor dormir… Fue extraño cuando me levanté al otro día mientras Pericles me caminaba por la espalda y Ashley yacía quieto a mi lado, con sus perfectos labios un tanto abiertos. Con cuidado acaricie su perfecta nariz, y luego acaricié sus hombros y parte de su espalda… En serio se había quedado, no lo podía creer.

Me puse de pie, un puntazo de dolor me recorrió todo el cuerpo… Mi rodilla. No tenía muy buen aspecto, y se notaba que durante la noche (no sé bien cuándo) había estado sangrando un poco. Dejé de prestarle atención a eso e ignorando el dolor, busqué alguna remera que me tapara aunque sea hasta por debajo de mi trasero y fui hacia la cocina a preparar el desayuno. Conecté la cafetera y puse a tostar un poco de pan.

De repente, la quietud del lugar de quebró con un fuerte chillido que trataba de imitar el ringtone de un celular. Escuché como Ashley se incorporaba violentamente y de repente el chillido cesó.

-Ho… Hola-Escuché que Ash contestaba su celular. Aún seguía dormido.-¿Qué?... No lo sé… Hey… Andy, cálmate un poco, ¿quieres?-Se quedó en silencio por unos segundos-Ya estoy saliendo, ¡NO!... Es que me… Sí, me he quedado dormido, ya voy, no, no pases a buscarme… Ya salgo.

Fui hasta la habitación para ver qué rayos sucedía…

-¿Está todo bien?-Vi como Ashley se vestía se manera torpe y apresuraba, para cuando asomé la cabeza se estaba poniendo la remera y buscaba sus zapatillas.
-Sí, debo irme-Pasó a mi lado con el celular en la mano, iba en dirección a la puerta.

-Estaba preparando el desayuno…-Comenté algo cortada. ¿Se marchaba sin siquiera saludarme?

-Lo siento, no puedo quedarme. Debo irme al estudio-Volvió para darme un beso en la mejilla (¡EN LA MEJILLA!), abrió la puerta y se fue… Dejándome con las tostadas medio quemadas y el café muy caliente.

La única relación de verdad que había mantenido con un hombre había sido hace mucho, cuando yo era apenas una estúpida adolescentes con sueños de tener un príncipe azul, el caballo, la corona de princesa y el bufón. Mucho más tarde, cuando él principie con su oxidada espada rompió mi frágil corazón yéndose con las prostitutas del reino comprendí que nunca había que volverse dependiente de nadie, uno siempre debía depender de uno mismo y de nadie más. A lo que iba es que no me sentía mal por este tipo de actitudes como las de Ashley… Simplemente que este chico si que había pisado duro sobre mi cabeza, lo tenía constantemente en mi mente, no podía cree que por una simple noche mi mente se concentrara tanto en él. Había pasado muchas noches con distintas personas, pero jamás me habían interesado, era todo muy casual. Teníamos sexo y luego nos vestíamos y cada uno se iba por su lado, nada de mensajes de texto post sexo ni nada, quizás si nos volvíamos a cruzar en algún boliche podíamos llegar a tener sexo nuevamente, pero seguíamos siendo indiferente a la hora de hacer algo más, nada de salidas, ni citas, ni nada. Y no era porque ellos no me invitaban y yo no tenía el coraje suficiente para hacerlo, sino porque a mí tampoco me interesaba entablar una relación con nadie, no quería… Claro que… Todo eso lo pensaba hasta que llegó Ashley. Suena extremadamente patético, pero ese hombre tenía algo.., algo que me incitaba a no dejarlo ir así nomás. Una vocecita en mi interior me decía que Ashley era especial, y de cierta forma lo había comprobado: cuando le pedí que se quede conmigo y lo hizo, cuando me ayudó a llegar a mi casa… Ese tipo de cosas no me solían pasar a diario.

Después de todo el vértigo de la mañana, sentí que no estaba de ánimos para llamar a alguna amiga para salir a dar una vuelta o tomar algo, ni tampoco tenía ganas de salir por la noche… Estaba como en pausa, estaba desanimada. Así que lo más emocionante que había hecho por la tarde fue mirar películas con pésimas tramas, y ver programas de cocina para ver comida que jamás en mi vida prepararía. Tal fue el aburrimiento que en un momento pasaron una receta para hacer cupcakes, así que la anoté y decidí que mi cena serían cupcakes de chocolate con chocolate caliente, todo bien chocolatoso.

Cuando iba a salir al supermercado me percaté de mi rodilla, había estado sentada así que no me acordaba del dolor, pero en cuando comencé a caminar por mi casa me di cuenta que seguía con la herida allí, no la había desinfectado. Con todo le dolor del mundo me limpié con alcohol, y me vendé la rodilla por si volvía a sangrar. Y ahora si, agarré una campera, plata, las llaves, el celular y salí a comprar los ingredientes para mi arte culinaria de esa noche.

El mercado no quedaba lejos, a solo dos cuadras del edificio en el que vivía. En el trayecto me prendí un cigarrillo y me dejé llevar por los pensamientos, antes de llegar a donde me había propuesto ir, mi celular sonó.

Mensaje de Sammi: ¡Hola, Broo! Esta noche los chicos tocan en un bar del centro, ¿vienes? Tenemos pase gratis por ser conocidas cercanas y te paso a buscar con mi auto.

Me quedé parada en la acera unos instantes pensando si quería o no ir realmente, una parte de mi cabeza gritaba que fuera, que debía ir para ver a Ashley… Y otra, la parte más negativa y orgullosa seguramente, me decía que no, que si él quería verme, que me buscara, que yo no debía ir hacia él como un perrito.

Mensaje para Sammi: De acuerdo, no estoy en casa, cuando llego te mando un mensaje así me dices bien la hora en la que pasas. Besos.

Lo envié.

_________________________________________________________

Hola, gente hermosa. Mil disculpas por no subir el sábado, nuevamente se me complico. Igualmente ya está, ya pasó todo y este Jueves vuelvo a subir normalmente, no se preocupen.

Gracias por entenderme, ¡los adoro!


Si te gustó, ¡RECOMENDAME!

jueves, 23 de febrero de 2012

REDIRECCIÓN DEL FAN FICTION: SÁBADO 25.

¡Hola, lectores hermosos! Malas noticias :( esta semana anduve muy ocupada y con cero inspiración. Y hoy, cuando por fin me vino el halo de inspiración y creatividad se me hizo imposible sentarme dos segundos tranquila en la compu para escribir, estuve escribiendo un poco pero es demasiado corto y no quiero subirlo así como está, se ve muy inconcluso. La idea en mi cabeza está latente, solo necesito tranquilidad (si escriben sabrán que estar tranquila a la hora de expresarse es importante). Pido disculpas y espero que entiendan :( hago todo lo posible para ser constante, pero hay veces que se me complica un poco. Durante este fin de semana estoy segura que voy a subir el capítulo seis, me falta completarlo, la idea está.
Gracias por la paciencia y por entenderme, los adoro, en serio. ¡Besos!

jueves, 16 de febrero de 2012

Black Veil Brides: "Someone like you" ~capítulo 5~ (Fan Fiction)


Tiré a Ashley con violencia y volví a tirar de sus pantalones para por fin adueñarme de eso que tanto deseaba. Cuando por fin me deshice de todas esas prendas que me estorbaban, lentamente llevé su pene a mi boca. Pude oír como él soltaba un gemido. Llevó sus manos a mi nuca y comenzó a empujar, yo lo único que hacía era saborear de manera desesperada su hombría, podía sentir como a cada segundo que pasaba él estaba más y más excitado.

-Oh, Broo-Gemía una y otra vez mientras yo no dejaba de subir y bajar son mi boca. Estaba descontrolada, quería oírlo gritar mi nombre-Por favor…-Gimió exhausto, yo seguía y seguía, me lo quitaba de la boca, lo frotaba un poco y otra vez: primero la punta, y así iba metiéndomelo de a poco hasta que me llagaba a la garganta.

Cuando por fin lo quité de mi boca, me percaté de que yo ya estaba solo en ropa interior.

Me senté frente a él, sujetó mis piernas y me hizo recostarme. Me quitó mi sujetador y luego, lentamente, su boca se fue acercando a mis pechos. Sus suaves labios me hicieron estremecer cuando comenzó a (primero) besar mis pezones y más tarde mordisquearlos. Mi columna vertebral se estremecía y me daba espasmos con cada caricia que él me daba, estaba por morir. Ashley me sujetaba por las muñecas haciendo que mi capacidad de moverme fuera muy poca, me estaba volviendo loca.

-Ay, Ash-Gemí una y otra vez, no lo soportaba más, quería que me hiciera suya, ya me había hartado de las caricias y los jugueteos-Hazlo ya, por favor-Le rogué miles de veces, pero él seguía entretenido lamiendo una y otra vez mis (no) senos. A la décimo novena vez que grité su nombre comenzó a descender por mi abdomen y se quedó un poco más debajo de mi ombligo. Con suavidad y paciencia (la que le quedaba a él, yo ya no tenía), se deshizo de mi ropa interior por completo y levantó la vista para mirarme unos segundos a la cara, sus ojos brillaban con una intensidad descomunal, jamás había visto a alguien mirarme de esa manera, como si fuese todo para él… Mi corazón se estrujó.

Volvió a bajar su mirada y de repente, nuevamente una oleada de placer me embriagó. Sus dedos me recorrían como si nos conociéramos de toda la vida y supiese cómo y qué tocar, solté varios gemidos y arqueé mi espalda violentamente cuando por fin su lengua se posó sobre mi clítoris, era la gloria. Si eso era estar en el paraíso, por favor, mátenme ya y envíenme a ese glorioso lugar. Las manos de Ashley se entrelazaron con las mías, haciendo que los huecos vacíos que quedaba entre mis dedos se llenaras. Ashley era todo un experto, nunca jamás nadie me había dado tanto placer en una sola noche, esto era quizás mucho más de lo que podía soportar.

-Ash, no aguanto más-Rogué una y otra vez hasta que por fin cumplió lo que le estaba pidiendo.

Se recostó sobre la cama e hizo que yo me posicionara encima de él, bien, no era una de las poses que más me gustaba pero de lo desesperaba que estaba cualquiera me venía bien. Tomé su pene entre mis manos y lo acomodé justo en mi vagina, de manera relajada y tranquila empujé un poco y finalmente entró. Ambos gemimos al unísono.

A medida que el tiempo iba pasando, los movimientos se iban haciendo más violentos y rápidos, podía sentir como con cada minuto que pasa él se iba metiendo más y más en mí. Luego de estar un rato yo encima, me quité y le dije que estaba cansada de hacer todo el trabajo, así que él muy caballerosamente me recostó, besó mis labios y se puso encima de mí apoyando sus manos a cada lado de mi cabeza. Nuevamente sentí como me penetraba y hacía que se me escapara un fuerte grito de placer, estoy segura que la mitad del edificio sabía que yo estaba teniendo sexo.

Estuvimos muy poco en la posición “convencional”, luego, Ash me hizo arrodillarme en la cama, apoyando la cabeza contra el colchón y manteniendo mi cadera hacia arriba. Esa fue la pose que terminó con todo, en seguida, llegué al orgasmo, uno de los mejores que había sentido jamás. Poco tiempo después, Ash retiró su pene de mi vagina y eyaculó sobre mi espalda. Ambos caímos rendidos sobre las sábanas.

-¿Ahora tienes dudas de si la pasé bien o no?-Dijo mientras me volvía a dar un beso y tomaba una de mis manos. Sonreí, estaba completamente exhausta y estaba segura de que en cualquier momento mis ojos se cerrarían definitivamente hasta el otro día.

-Quédate toda la noche conmigo-Le susurré a modo de súplica y por fin me dejé arrastrar hacia la inconsciencia.
____________________________________________________________
Hola, pipol! ¿cómo les va? :D yo estoy re feliz, no sé, esto me llena de alegría, como siempre les digo. Acá les traigo un poco de acción ;) ya se los mostré a varios amigos y me dijeron que les gustó cómo lo expliqué... ¿Ustedes qué opinan? acordate de dejar tu comentario abajo :) o sino mi form, lo que más te guste.
Gracias por leer, como siempre les digo, me llenan de alegría <3 hacen que los Jueves sean uno de los mejores días de mi semana. Los loveo a todos y cada uno de ustedes.

Si te gustó, ¡RECOMENDAME!

jueves, 9 de febrero de 2012

Black Veil Brides: "Someone like you" ~capítulo 4~ (Fan Fiction)


(Y ahora es cuando recupero la memoria y soy consiente de todo).

-Broo-Ashley me movió delicadamente-Vamos, ya estás en casa, despierta.

-¿Qué?-Abrí solo el ojo derecho para ver dónde estaba, aunque no entendía mucho aún.

-Llegamos a tu casa-Repitió Ashley mientras ayudaba a que me pudiera incorporar.

-Oh, claro-Salí de la camioneta-Gracias por traerme-Dije, estaba dormida y borracha, y no sabía cómo haría para poder caminar, la pierna que me había golpeado antes de ir al boliche, justo en la puerta del local de ropa, me dolía horrores.

Traté de disimular y caminar hacia la puerta, pero el mareo que sentía me lo impidió y casi caigo nuevamente al piso.
-¿Quieres que te acompañe?-Ofreció Ashley mientras me sostenía.

-No quiero molestarte-Dije mientras los ojos se me llenaban de lágrimas… En ese momento me sentía débil y desprotegida, recuerdo esa sensación de ahogo que te da antes de un ataque de pánico, fue horrible.

-No, no es molestia, en serio-Dijo Ashley mientras me cargaba en brazos-No llores, ¿si?-Asentí y me sequé las lágrimas como una niña pequeña.

Le entregué las llaves del departamento a Ashley y él, no sé cómo, fue abriéndose paso. Primero en la puerta de entrada al edificio, luego con el ascensor y más tarde con la puerta de mi departamento.

-Llegamos-Dijo mientras me bajaba.

-Gracias-Dije mientras me sostenía del marco de la puerta-¿Quieres agua?-Era lo menos que podía hacer después de que me subí hasta aquí, ¿no?

-Sí, agua estaría bien. ¿Quieres que vaya yo?-Con cuidado y disimulando el dolor, caminé hacia la cocina.

-No, no, siéntate, yo traigo todo-Tiré mi mochila al lado de la puerta de mi habitación y seguí hasta la cocina por dos vasos de agua y una pastilla para el dolor de cabeza/rodilla/dignidad.

Luego de tomar la pastilla, me comencé a sentir un poco mejor. Así que salí de la cocina con el vaso de agua para Ashley.

-¿Estás seguro que solo quieres agua? Tengo Coca Cola o jugo…-Dije mientras iba hacia el living.

-No, agua está bien. Gracias-Recibió el vaso de agua y le dio unos cuando sorbos.

Yo mientras tanto me senté a su lado en el sillón y me quedé en silencio, quería morir. La noche había sido un fiasco… Y no lo culpaba si él no quería volver a salir conmigo. ¿Quién querría salir con una chica que se pone borracha para pasarla bien y relajarse en una cita?

-¿Fumas?-Le pregunté mientras agarraba el paquete de cigarrillos que me había dejado olvidado sobre la mesa de café.

-Sí-Le ofrecí uno, pero en vez de agarrar el paquete se puso de pie-Quizás otro día… Debo irme.

Definitivamente se quería suicidar luego del fracaso que había sido esta cita, un asco. Ni mi primera cita había sido tan desastrosa…

-Oh… De acuerdo-Me puse de pie dejando los cigarrillos a un lado y caminé hacia la puerta para abrirle y por fin dejar de torturar al pobre hombre.

-Me la he pasado bien-Dijo cuando coloqué la llave en el cerrojo. ¿Era una broma? Había sido un asco.

-Está bien…-Estaba dándole la espalda, no quería ver su cara, me hacía sentir mal-Sé que no es la mejor cita que haz tenido, fui un asco. Lamento haberte hecho perder esta noche…

-Brooklyn, no te estoy diciendo lo que digo por lástima-Me dijo mientras me colocaba una mano en la cintura y me hacía girar para que su cara (que ya estaba bastante cerca de mí) se fijara en la mía y pudiese ver mis ojos.-En serio la pasé bien.

-Sí, pero quizás si no era yo la que salía contigo la hubieses pasado muchísimo mejor-Bajé la mirada. Ahora venía la parte en la que me ponía como una borracha melancólica.

-Lo dudo, eres divertida-Levanté la vista para mirarlo. ¡ESTABA LOCO!

-¿Con qué clase de gente sales?-En serio, las demás deberían ser un desastre para que la agradara salir conmigo.

-A veces fans… Otras veces solo estoy una noche con chicas que conocí en el boliche-Me quedé de piedra, éramos tan parecidos (en lo de pasar solo una noche con alguien, digo)

-¿Sexo casual?-Pregunté sorprendida. Su cara seguía muy cercana a la mía.

-Mmh... Sí, podríamos decir que si-Contestó mientras sonreía.

Sin poder soportarlo más, acorté la distancia entre nuestros labios y lo besé. Quería ver qué ocurría, quizás si lo besaba mejoraría mucho más la situación. De repente, nuestras bocas era un campo de batalla y nuestras lenguas sus personajes principales, era una lucha descontrolada por ver quién besaba mejor o quién tenía mejor entrenada su lengua. Debo admitir que Ashley besaba muy bien, qué digo, muy, DEMASIADO bien a comparación de todos los demás que alguna vez había besado.

Lentamente, mientras sentía como el calor me subía por las piernas, cruzaba mi abdomen y salía por el cuello de mi remera, fuimos caminando por la casa (golpeándonos con todo lo que había a nuestro paso) hasta que por fin llegamos nuevamente al sofá. Hice que Ashley se sentara y luego yo coloqué una pierna a cada lado de las suyas y me senté sobre él. Nuevamente ataqué su sabrosa boca, parecía que estaba probando la droga más adicta que alguna vez había osado ingerir.

Ashley posicionó sus manos sobre mi trasero y las apretó, haciendo que se mi boca saliera un pequeño gritito de júbilo. Al separarme de sus labios, aprovechó para hacerse dueño de mi cuello y comenzó a besarlo y morderlo a su antojo, haciendo que de mi boca salieran pequeños jadeos de placer, él sabía lo que hacía.

Mientras él saboreaba mi clavícula y mis hombros, yo bajé mis manos y las posicioné sobre la hebilla de su cinturón, lentamente y con un poco de esfuerzo, la desabroché y arrodillándome sobre Ashley tiré hacia abajo de sus pantalones junto con su ropa interior para que su magnifica erección quedara totalmente descubierta.

-Aguarda, esto es muy incómodo-Dije mientras echaba mi cabeza hacia atrás, estaba presa de placer.

Ashley me hizo poner de pie junto con él y lentamente, mientras él seguía besuqueando mis huesudos hombros lo llevé hacía mi habitación. En la cama estaríamos un poco más cómodos y no sería necesario contorsionarnos.
____________________________________________________________
No se crean que me olvidé de ustedes! creo que me pongo más ansiosa que ustedes por que llegue el Jueves D: dentro de poco prometo que voy a subir aunque sea dos veces por semana, pero déjenme organizar mi cabeza :)
Como siempre, infinitas gracias por leer(me), si quieren decirme qué les parece ya saben, al costadito mi form y sino me dejan su comentario n.n

Si te gustó, ¡RECOMENDAME!

jueves, 2 de febrero de 2012

Black Veil Brides: "Someone like you" ~capítulo 3~ (Fan Fiction)


Como nadie decidía dónde ir, y Jinxx ya estaba por pegar la vuelta y llevarnos al Mc Donald’s, Ashley propuso ir a un boliche al que él iba mucho, tenía conocidos y hasta quizás podíamos entrar gratis. Yo no me opuse, todo para poder arreglar lo que había hecho. Así que Ashley reprogramo el GPS con la dirección del lugar y trato de sacarme charla.

-¿Te golpeaste muy fuerte cuando caíste?-Preguntó preocupado, yo me reí nerviosa.
-No, no, claro que no-Mentira, si, si, claro que si. La rodilla me dolía horrores-Fue un pequeño raspón, nada grave-Sonreí para parecer sincera.
-Cuando vi que te caíste quise ir a ayudarte pero ya sabes… era tu sorpresa-Pude ver entre las sombras que esbozaba una encantadora sonrisa.
-Mi sorpresa…-Repetí por lo bajo. Vaya, eso si que sonaba raro…

El resto del viaje comenzó a ser menos embarazoso y se tornó más cómodo y divertido. Sammi siempre estaba provocando a Jinxx, era muy divertido ver como ambos se burlaban, eran muy tiernos juntos. Ashley también comenzó a charlar conmigo de cosas sin mucha importancia, y Sammi le iba tirando letra por detrás.
-Así que tienes veintiún años y ya vives sola…-Comentó sorprendido.
-Sí, igual mi departamento no es la gran cosa-Me encogí de hombros.
-Algo es algo-Contraatacó-¿Tienes mascotas?

-Sí, tengo un gato… Se llama Pericles…-Sonreí, amaba a ese gato.
-Como el hijo de Homero y Morticia Adams-Dijo sorprendido. Era extraño que la gente supiese de qué estaba hablando cuando decía el nombre de mi gato, no había mucha gente amante de las series viejas…
-Sí, exacto-Dije sonriendo. Nos quedamos un rato largo mirándonos como idiotas… Quizás íbamos demasiado rápido, ni quiera habíamos llegado al boliche. Pero sentía que éramos tal para cual…

El nombre de mi gato dio pie a que comenzáramos a hablar de programas de televisión y películas, era escalofriante concordar en tantas cosas, nos gustaban las mismas cosas.

Entre risas, charlas y bromas llegamos al boliche, estaba atestado de gente, quizás era demasiada.

-Vamos-Ashley me tomó de la mano cuando por fin estuvimos en la calle. Yo me dejé llevar, tampoco iba a ser una evitadota, la realidad era que nos llevábamos bien y no tenía cinco años como para decir que no quería darle la mano a un chico… Era estúpido, no significaba nada.

No entendí muy bien cómo, pero de repente, me vi rodeada de gente que bailaba al ritmo de la música y tomaba alcohol que daba miedo.

-¿La estás pasando bien?-Preguntó Ashley a mi oído. Sammi y Jinxx se habías esfumado en un momento y nos habían dejado solos. Así que no nos quedó más remedio que ir a bailar y pasarla bien.
-Sí-Dije mientras terminaba mi bebida-¿Me acompañas por otra?

Comencé a abrirme paso entre la gente dando empujones, realmente me estaba empezando a sentir mareada… ¡PERO LA NOCHE ERA JOVEN, Y NADA MEJOR QUE UN POCO DE DESCONTROL PARA INCIAR EL FIN DE SEMANA!
No recuerdo bien cuánto fue lo que bebí, Ashley sí, y me lo cuenta siempre mientras se ríe. Di una imagen patética, terminé vomitando fuera del boliche y con ganas de seguir tomando, pero Ashley me lo impidió.
-Broo, mejor vamos a casa. Ya es tarde-Lo miré con odio.
-No, no, quedémonos aquí que está bueno…-Juro que no era consiente de lo que hacía, juro que tenía un doscientos por ciento de alcohol en sangre y mi lengua se movía sola, yo no era así… Bueno, sí, era una descontrolada que no me importaba si terminaba tirada en un callejón teniendo sexo con un vagabundo… Pero no podía ser tan idiota de arruinar una cita así.

-Vamos, ¿puedes caminar?-Me agarré de su hombro para poder caminar en línea recta y asentí.

-Vamos a otro lugar, aquí apesta-Dije tercamente y comencé a caminar delante de él para llegar hasta la camioneta.

(Lo siguiente que voy a contar, o sea, el viaje en la camioneta, es lo que me dijo Sammi que hice, yo de eso no tengo registro alguno) Iban Sammi y Jinxx adelante, y Ashley y yo detrás, como a la llegada. Yo tenía mi cabeza apoyada sobre las piernas de Ashley mientras él me tocaba el pelo y me hacía callar cuando intentaba decir alguna estupidez.
-Ash, me quedo en la casa de Sammi…-Dijo Jinxx cuando estacionó frente a una linda casita (sí, así la definió Sammi a su casa “una linda casita”).

-De acuerdo, yo alcanzo a Brooklyn hasta su departamento-Para ese entonces yo ya estaba completamente dormida, así que despacio dejó mi cabeza apoyada sobre los asientos y se pasó al asiento de adelante para tomar el volante.
__________________________________________________________________
Hola, otra vez! espero que les esté gustando la historia :) si tenés alguna duda, sugerencia o simplemente querés decirme qué te parece, podés comentar o sino, al costado vas a ver un cuadro para escribir directamente a mi formspring.
Les mando un beso enorme, gracias por el tiempo que se toman para leer(me), en serio, me hacen muy feliz.

(Si te gustó, ¡RECOMENDAME!)