domingo, 18 de marzo de 2012

One-Shot: Mixed my medicine (Andley)


No recuerdo muy bien por qué llegué aquí, pero de todas formas estaba bien, porque no había otro lugar al que pudiera acudir.

Cada ruido, aparte de mi respiración, me parecía escucharlo el triple de alto de lo que normalmente se escuchaban, mis sentidos estaban alterados, cada célula de mi cuerpo convulsionaba y se retorcía a causa del frío que me generaba la gélida lluvia que caía sobre mí, aunque después de un rato la dejé de sentir ya que todo mi cuerpo se adormeció a falta de calor.
Llevaba mi destruida musculosa pegada a mi cuerpo y mi pelo goteaba contra el césped, definitivamente estaba bajo un gran diluvio.

Sentí pasos detrás de mí, quise pedir a gritos que me dejaran solo, pero la voz no me salía, me había olvidado cómo hablar. Mis cuerdas vocales se petrificaron y se pusieron tensas, haciendo que mi garganta se estremeciera y lágrimas saltaran de mis ojos ya de por si húmedos.

-Te vas a enfermar-Comentó con cierto desinterés una voz detrás de mí.

Giré mi cabeza para pedirle que me dejara solo, que ya estaba grande como para que me dijeran que hacer, que no era mi madre, que podía hacer lo que se me antojara como la victimaria que había generado todo esto había hecho conmigo, jugar para luego romperme el corazón.

-Ashley, te dije que no me siguieras-Tartamudeé, y al girar mi cabeza para dirigirle una mirada asesina, mi nariz rozó la hebilla de su cinturón. Dejé de respirar unos segundos.

-Te fuiste para la parte en la que te avisé que no te haría caso-Se quitó la chaqueta de cuero que llevaba encima y la apoyó sobre mis hombros.

Volví mi cara hacia el frente y fijé mi vista en un punto perdido en la cortina de agua que caía sobre nuestras cabezas, otra vez lo ruidos volvían a aturdirme.

-Déjame solo-Rogué desesperado. Estaba saturado, no quería ver a nadie, quería estar solo, hundirme en mis pensamientos y de paso ahogarme en la melancolía que mis venas transportaban a través de mi cuerpo.

-No- Contestó de manera ruda y sentenciando que era su última palabra, como odiaba a ese endemoniado caprichoso que a cada minuto que pasaba se me hacía más y más… sexy.

Suspiré con exasperación y apreté mis puños con fuerza. La lluvia repiqueteaba sobre mi cabeza haciendo que me doliera, mi sensibilidad se iba intensificando a cada minuto que pasaba sentado en ese banco de una plaza que desconocía completamente.

Ashley aguardó unos minutos antes de tomar las riendas en el asunto y rodearme con sus brazos, mi corazón dio un vuelco y sin pensarlo, apoyé mi cabeza sobre su hombro y suspiré. A pesar de tener todos los sentidos alterados, mi olfato seguía reconociendo con lujo de detalle la encantadora fragancia que él usaba y siempre aplicaba en su cuello, pecho y muñecas.

-Estás frío como un cadáver-Mencionó al sentir mi frío mejilla en su cuello.

-Ojalá fuese un cadáver-Solté exageradamente y cerré los ojos, un patético sollozo rugió en mi pecho e inmediatamente Ashley me apretó más contra él.

-Ya va a pasar, cariño…-Soltó tratando de consolarme de alguna manera, pasé por alto cómo me había llamado y me pegué aún más a él.

Nos quedamos allí quietos como dos estatuas, mis dedos de las manos comenzaban a doler de lo fríos que estaban y mi cara también ya no podía gesticular absolutamente nada, simplemente se había quedado congelada en aquella mueca dolorosa, de mis ojos salían lágrimas que se mezclaban con la lluvia y mi boca no la sentía, no sentía mis labios, no podía modular correctamente nada.

-Vamos a casa, Andy-Ashley se paró y a la fuerza hizo que yo también me pusiera de pie. Quedando frente a frente-Vamos-Su aliento chocó contra mis mejillas, mi corazón se aceleró.

Era un llanto constante, de vez en cuando aumentaba, o a veces disminuía un poco, pero siempre estaba ahí, mis ojos no frenaban la caía de las lágrimas, siempre estaban húmedos.

Ashley condujo con cuidado hasta su casa.

-Quiero volver a mi casa mejor-Dije poniendo resistencia a bajarme del auto.

-Déjame que te preste algo de ropa seca y luego te llevo hasta tu casa-Se bajó del auto y yo tuve que imitarlo e ir tras él.

Cuando por fin estuvimos bajo techo, me sequé la cara con mis manos y traté de respirar tratando de no agitarme.

-Tranquilízate, por favor-Ashley me tomó la cara entre sus manos y me miró fijo a los ojos-Andy, ya pasará, juro que jamás volverá a pasarte nada de esto, lo juro, yo impediré que te lastimen otra vez.

-No mientas-Dije de forma ahogada y comencé a llorar otra vez, estaba destrozado.

-No te miento, en serio-Ashley bajó la voz y se acercó aún más a mi rostro.

Mientras yo seguía llorando y mis entrañas se morían en mi interior, algo más me estaba pasando, mi corazón se aceleraba, mi cuerpo reaccionaba de manera extraña. Mi respiración se entrecortaba cada vez que Ash se acercaba un poco más hacia mí rostro, cerré mis ojos y esperé.

-Nadie te volverá a lastimar-Dijo Ashley entre susurros antes de hacer lo que yo ya tenía predicho que haría, sus suaves labios chocaron contra los míos, y ahí fue cuando la electricidad se expandió por todo mi cuerpo haciendo que ambos perdiéramos el control.

Tomé a Ashley por la remera acercándolo aún más hacia mí, quería sentir su cuerpo pegado al mío. La lengua de Ashley recorrió todo mi paladar, eso generó que mi excitación incrementara aun más y más en mí.

Poco a poco Ashley me fue llevando entre triazos a su habitación, cerró de una patada la puerta y me empujó violentamente a la cama. Inmediatamente yo mismo me quité la chaqueta y la musculosa que seguían húmedas y me lo quedé mirando, él desabrochó su cinturón, se quitó los pantalones y la remera, quedado únicamente con sus ajustados boxers negros que me dejaban ver el contorno de su erección.

Me senté en la cama e inmediatamente él se acercó, se arrodilló entre mis piernas y toó mi rostro para besarme otra vez. Esta vez fui yo quien se adentro con la lengua en su boca y le tocó lo más profundo de su paladar, él dejó escapar un gemido en señal de que eso le había agradado y llevó sus manos a mi pantalón. Con mi ayuda logró quitármelo y al fin los dos quedamos únicamente en ropa interior. Sin dejar pasar ni un segundo más bajé sus boxers y me llevé su pene a mi boca, no podía aguantar más, necesitaba saborear tal cosa. Ash tomó mi nuca y comenzó a empujar mi cabeza, eso hacía que por momentos yo me quedara quiero y él regulara la velocidad con la que él quería que yo moviera mi boca por su miembro, a veces yo volvía a toar el control y me lo quitaba de la boca para frotarlo por un largo rato y volvérmelo a poner en la boca, era una adicción aquella cosa.

En determinado momento Ashley hizo que me detuviera y se quitó de encima mío, hizo que yo me arrodillara en la cama, me quitó la ropa interior y me puso en posición de perro sobre las sábanas.

-Avísame si duele mucho, ¿de acuerdo?-Asentí. Era lógico que fuera a dolerme, es decir, nunca tuve relaciones homosexuales, era mi primera vez.

De a poco y con paciencia Ashley fue introduciendo uno de sus dedos por mi trasero, al principio los reflejos le impidieron llegar lejos, pero con paciencia y un poco de dolor logró meterlo. Fue así hasta que logró meter tres dedos enteros, yo temblaba ya del dolor, pero lo aguantaba, de cierta forma también me gusta y me daba placer.

-Ahora sí-Dijo y agarró firmemente mis caderas, se acomodó detrás de mí y de a poco fue introduciendo su pene dentro mío.

-¡ASHLEY, ME DUELE!-Grité sin pensarlo, no me esperaba tal dolor.

-Relájate, cariño-Dijo él mientras se movía lentamente para no herirme. Yo gemía y pegaba gritos agónicos mientras él intentaba llegar cada vez más dentro de mí.

-Ash, por Dios, detente, me duele mucho-Rogué en un momento. Ashley retiró su pene y yo respiré, pero eso no duró por mucho, Ash volvió a introducirse dentro de mí, esta vez el dolor no era tan malo.

-¿Está mejor?-Dijo mientras lo metía y lo sacaba rápidamente, eso estaba mucho mejor, ahora si lo estaba disfrutando, ahora si quería que llegara lejos.

Ashley siguió haciendo ese movimiento por un largo rato hasta que sin avisarme y de manera brusca las embestidas se volvieron más violentas y comenzó a doler nuevamente.

-Rayos, Andy, eres un maldito estrecho-Se quejó Ashley mientras me daba más y más fuerte.

De un momento para el otro, Ashley introdujo por completo su pene en mí haciendo que yo pegara un alarido que era productor del dolor mezclado por el placer, pude sentir como él acababa en ese mismísimo instante.

Caímos los dos rendidos entre las sábanas, nuestras respiraciones estaban agitadas y nuestros corazón galopaban incontrolables.

-Ahora si te puedo dar la ropa para que te vayas a casa-Dijo Ashley con una sonrisa en su rostro.

-No, prefiero quedarme aquí esta noche-Dije mientras me acercaba a él y me acurrucaba a su lado. Mis ojos ya no goteaban más, y mi corazón volvía a tomar forma, Ashley era la medicina de mis días malos.

__________________________________________________________

Desde fines del año pasado que tengo este one shot sin terminar, hoy decidí que tenía que terminarlo porque estaba segura que les iba a gustar, disfruten :)

sábado, 17 de marzo de 2012

Black Veil Brides: "Someone like you" ~capítulo 9~ (Fan Fiction)


-… Según lo que me contó ella, lo conoció a los quince años-Sammi parecía estar relatando una historia de terror, aunque… La escena realmente fue digna de tal-Era perfecto, alto, de ojos celestes como el cristal… Era todo un príncipe azul para una chica de tal edad-Yo me ríe, que idiota sonaban tales palabras.

-¿Era más apuesto que yo?-Preguntó Ash algo ofendido, pobre, estábamos hiriendo su ego.

-Sí, realmente según lo que me dijo, él era todo un rocker boy.-Me reí, otra cosa absurda de la cual en ese momento de borrachera no podía arrepentirme de haber dicho.-Con él tuvo su primera vez…-Todos se quedaron callados, estaban absortos oyendo sobre le inútil que me había roto el corazón, nada de grandioso, ya verán. Lo que tenía de guapo no lo tenía en su alma, su alma para mí era negra, tan negra y malvada como para jugar con la de una niña pequeña que tan solo buscaba aceptación y cariño, alguien que todos los días le mandara un mensaje tratando de saber si todavía seguía viva y no había intentado suicidarse. Realmente, esa etapa de mi vida no fue la mejor. A mis quince años, una semana antes, mi padre había muerto de un ataque al corazón, eso hizo que mi madre se vuelva loca de dolor, el día de mi cumpleaños se la llevaron a un internado psiquiátrico y me dejaron a cargo de la hermana de mi padre, quien también estaba muy dolorida por la perdida de mi padre. Él había sido un tipo de lo mejor, siempre estaba de buen humor, siempre sonreía, nunca decía que no a nada, me daba todo lo que podía y más, estoy segura que si con mi madre le pedíamos que nos bajase la luna y una docena de estrellas, él no hubiese bajado todo el universo, nos amaba y nosotras a él.

En fin, mi pseudo tía estaba tan enfadada por la perdida que se la había agarrado conmigo y mientras quedé bajo su custodia (hasta los dieciocho, porque mi madre en el transcurso de su internación se había logrado suicidar tomando calmantes y metiéndose en la bañadera llena) las comidas eran racionadas por semana, es decir, no comía. Tampoco me compraba ropa, o me daba dinero para ir con mis amigas al shopping a pasear, no iba a fiestas, no era aceptada en ningún grupo porque me consideraban la chica anoréxica que no tenía padres y solo quería llamar la tención para ser popular y respetada porque su madre estaba loca. A veces las personas suelen ser crueles sin razón, y créanme que no es nada agradable ser encasillada en ese lugar cuando lo que quieres es todo lo contrario, jamás me gustó sobresaltar, y al estar tan flaca lo hacía, también porque no sé como todos conocía mi historia, todos creían que y estaba orgullosa de ser eso que era, pero no. Yo solo quería recuperar a mi padre y a mi madre y largarme de ahí, quería ser alguien normal, conseguir algo de cariño de parte de los demás, un abrazo en esas noches tenebrosas que te inspiran soledad, o en esos momentos en los que mis costillas dolían de lo flaca que estaba… Quería amor, un alma que me sacara de esa pesadilla eterna que debía padecer día a día…

-¡BROOKLYN!-La cabeza me daba vueltas, no reconocía las caras que se me amontonaban a mí alrededor.

-Córranse, déjenla respirar-Estaba segura de que alguien me sostenía la cabeza, porque sentía que me flotaba.

-¡LLAMEN A LA AMBULANCIA, POR FAVOR!-Veía bultos moverse para un lado y al otro, no podía enfocar la vista en ningún punto fijo porque eso hacía que la cabeza me girara más y más rápido.

-¿Broo?-Una voz masculina me hablaba desde cerca-Oye, no te duermas, ¿me oyes? NO DUERMAS, BROOKLYN-Me sacudieron. Mis labios (creo) que hicieron una mueca que intentaba ser el penoso dibujo de una sonrisa.

-¿Papá?-Dije confundida y tomé la mano de alguien apoyándola contra mi mejilla fría como el mármol-No, papá, no me iré.

-¿Qué?-Los parpados me pesaban cada vez más y más-Broo, por favor, reacciona.

Seguí sonriendo, no entendía que ocurría, solo quería dormir, así que cerré mis ojos y aunque me sacudían y me gritaban algo que ya no podía entender me deje estar y seguí mi instinto, me quedé dormida.
___________________________________________________________
Hola, acá está el capítulo que corresponde a este Sábado. Perdón por la demora, es que salí y recién llegué, aparte tengo problemas con internet y ñlañalka bueno, en fin, la cosa se va poniendo interesante, eh.
Gracias a las divinas queme mandaron mensajitos a mis ask, me hicieron re re bien, sobretodo hoy que no fue un día muy bueno para mí, en realidad esta semana es un caos así que bueno, gracias, las adoro <3 si alguien quiere habalrme a mi ask es
http://ask.fm/Chikanorexica contesto todo, lo abro todos los días, no hace falta que sean preguntas, pueden escribir cualquier cosita que quieran decirme.
Gracias por leer, lo repito hoy y hasta el día que se acabe esta historia, me hacen MUY bien.

No se olviden de poner si les gsutó o no, y si querés recomendame, Ashley no se enoja (?) JAJAJJA

viernes, 16 de marzo de 2012

Black Veil Brides: "Someone like you" ~capítulo 8~ (Fan Fiction)


Giré mi cabeza y pude ver como Ashley se iba acercando a nuestra ubicación por el pasillo. Iba caminando y pavoneándose de una forma diría yo graciosa y casi sexy, pero más graciosa.

-Hola, Ash-Contestó Sammi por mí y lo saludó primero. Luego Ashley se giró para depositar un sonoro beso en mi mejilla izquierda.

Enseguida, sin prestar atención a mi caótica reacción ante su saludo, Ash nos tomó por un brazo a cada una y nos llevó hasta el fondo del pasillo, de allí, giró a la derecha, no estaba segura si era mi vista la que se estaba nublando o en realidad había humo, unos segundos después, cuando utilicé mi olfato me di cuenta que definitivamente era lo segundo. Se veía una neblina tóxica corretear por arriba de nuestras cabezas, y el olor a cigarrillo se te enroscaba en el pelo de manera malévola, casi como tirándonos de él.

Cuando por fin llegamos a donde estaban los demás, mis ojos ya habían comenzado a lagrimear a causa del humo.

-¿Estás bien?-Me susurró Sammi por lo bajo cuando Ash se adelantó para entrar en la habitación y nos dejó solas afuera.

-Sí, es solo el humo-Tosí un poco, ella también lo hizo.

-Sammi, entren-Se oyó como Jinxx nos llamaba al otro lado del umbral de la puerta.

Sammi entró primero, yo sequé mis lágrimas y entré después. Antes de hacer nada, Sammi abrió un poco una de las ventanas para poder aunque sea reconocer cuál era la cara de cada uno, era imposible ver a través de esa espesa neblina de nicotina, tabaco y brea.

-Hola, chicos-Dijo ella besando a cada uno de los cinco integrantes que estaban en la habitación. Yo me apresuré y comencé a saludar también.

-Broo, ellos son: Andy, Juliet, Jake y Chris-Me los presentó Andy uno por uno, a Jinxx ya lo conocía así que no hacía falta que me dijese quien era, simplemente lo saludé y él me sonrió en señal de reconocimiento… O quizás porque se acordaba lo penoso de mi imagen la noche anterior.

-Te mejoraste rápido de lo de anoche-Dijo Ashley al ver la sonrisa de Jinxx, mis mejillas se tiñeron de un rojo furioso.

-Brooklyn tiene práctica en el tema… Alcohol-Dijo Sammi, no sé si era impresión mía o que pero sentía que todos ya sabían que Ashley y yo había estado juntos… Un escalofrío me recorrió la espalda. Andy me miraba fijamente… Sus ojos destilaban algo así como… ¿rechazo?

-Es que dormí todo el día-Dije para defenderme, me sentía una alcohólica.

-Sí…-Ashley soltó eso de manera digamos algo irónica, le lancé mi peor mirada de odio.

Luego de que nosotras entramos a la habitación, el clima se había puesto un tanto tenso, esa noche fue una de las más raras de mi vida. No solo por el simple hecho de que todos damos por sentado que yo estaba demás en ese tipo de lugares, sino porque también Andy trataba de nunca dirigirse a mí directamente, ese día no había entendido el por qué, mucho tiempo después lo descubrí… Bah, mucho tiempo no, sino que esa noche más tarde, cuando el show ya había pasado y todos nos fuimos a una cervecería a seguir bebiendo. Conste que yo había pedido volver a mi apartamento, pero Sammi y Jinxx me arrastraron a una cantina de segunda a tomar cerveza de mala calidad...

-Y yo le dije a Brooklyn que era travesti, pero ella estaba tan ebria que ni me escuchó-Soltamos unas carcajadas exageradamente fuertes. Ya estábamos muy ebrios como para hablar con coherencia o guardar secretos.

-De todas formas la pasé bien, ¿de acuerdo?-Dije medio tentada y volvimos a reír. Sammi había comenzado a contar historias vividas en los distintos boliches a los que habíamos frecuentado en Los Ángeles.

-Sí, claro que si-Volvimos a reír, no teníamos control de nosotras mismas, quizás hasta si nos decían que me gato había muerto, con la cantidad de alcohol que teníamos en sangre nos hubiésemos reído hasta caer dormidas sobre el piso de la cantina.

Andy estaba a un costado mío, yo estaba entre él y Ashley, luego de Ashley venía Sammi y seguida a ella venía Jinxx, ellos no estaban tan ebrios como nosotras, pero aún así estaba lo suficientemente borrachos como para reírse de nuestras locuras.

-Ashley, Ashley. ¿Brooklyn te contó de su ex novio?-Golpeé el vaso contra la mesa.

-Ni se te ocurra, Sammi. A ese idiota lo he enterrado bien profundo, no queremos revivir el pasado-Nos quedamos calladas unos segundos analizando lo que acababa de decir y nos echamos a reír nuevamente-De acuerdo, pero cuéntale tú, yo quiero seguir bebiendo.

Sammi dejó el vaso, puso cara seria y allí fue cuando por fin la noche terminó y todo pasó tan, tan rápido que todavía me sorprende que recuerde cada detalle.
_____________________________________________________________
¡Hola! ya sé, me van a querer matar D: ¡MIL DISCULPAS! tuve una parálisis en la imaginación y juro que tenia abierto el word para estar preparada en caso de tener algún ataque de inspiración, pero no llegó nada hasta hoy, así que hoy y mañana voy a estar subiendo para no atrasarme.
Gracias a los que están atentos para ver si subo capítulos, que leen las noticias del Fic y me siguen, en serio, gracias gracias gracias, son LOS MEJORES.

Me hice un ask, lo reviso todos los días, así que si quieren comentarme alguna cosita y no tienen ganas de hacerlo por acá pueden andarme sus cosas a http://ask.fm/Chikanorexica
No se olviden de poner si les gustó o no y de recomendarme, los amo. Nos leemos mañana.

jueves, 8 de marzo de 2012

Información sobre el Fan Fiction: Re-dirección.

¡Hola, lectores bellos! Muy bien, ya sé que me van a querer matar, pero vengo a avisar que a a partir de este Sábado el fic va a subirse los Sábados. Espero que entiendan que no siempre puedo ponerme a escribir ya sea porque empecé el colegio este Martes y tengo tarea o quizás ando muy cansada y mi cabeza no da más. Así que el Sábado subo capítulo y a partir de ahí siempre se subirán los fines de semana, así se me hace más cómodo a mí para poder escribir cosas potables y no porquerías, de la contrario sepan que los capítulos van a ser muy cortos y quizás no avancen en la historia, cosa que no quiero que pase.
Muchas gracias por leer, por la paciencia, por todos los votitos positivos que tuvo el último capítulo. ¡UN MONTÓN DE GENTE ME LEE! ¡MAMÁ, SOY UNA PERSONA MUY LEÍDA! (?)
En fin, gracias y nos leemos el Sábado, ¡mil disculpas!

jueves, 1 de marzo de 2012

Black Veil Brides: "Someone like you" ~capítulo 7~ (Fan Fiction)


Volví a mi departamento dejando atrás los planes que ya había hecho conmigo misma. Estaba nerviosa, las manos me temblaban, no entendía muy bien lo que me estaba pasando.

Lo primero que hice al llegar a mi casa nuevamente, fue dejar la campera tirada sobre el sofá y llamar a Sammi para preguntarle a qué hora vendría por mí:

-A las ocho y media paso por ti-Respondió ella. Eran las siete de la tarde aproximadamente.

Colgué y me metí rápidamente en la ducha, creo que allí demoré bastante tiempo porque me dediqué a reflexionar sobre lo que había hecho, mi lado impulsivo me había delatado y ahora tenía que hacerme cargo y afrontar a lo que me estaba exponiendo, a que Ashley me diera vuelta la cara y se fuera con alguna de las chicas del bar… (Váyanse a que suelo ser muy melodramática, toda una Drama Queen)

En fin, mientras mi cabeza trabajaba a un millón de millas por hora, mi cuerpo hacía todo automáticamente. Me vestí, me maquillé, junté todo lo que iba a necesitar esa noche y por último, al ir a buscar mis cigarrillos me di cuenta que no tenía más, así que decidí bajar al kiosco que quedaba justo enfrente al edificio a comprarme DOS paquetes de Marlboros, por si la cosa se ponía heavy y perdía el control de los nervios.

Luego de comprar los paquetes, abrí una de las cajas y saqué uno. Crucé nuevamente y me quedé apoyada en una de las paredes del edificio esperando a que el auto de Sammi doblara la esquina. Por suerte no hacía mucho frío… O la campera de cuero que llevaba puesta era bastante gruesa, porque a pesar de estar a casi principios del invierno yo me encontraba perfectamente.

A los cinco minutos y cuando el cigarrillo por fin se había consumido, pude visualizar unos faros de luz correspondientes aun auto, el susodicho aparco justo enfrente a mí y el vidrio oscuro del conductor descendió.

-¡Broo, sabe!-Sammi estaba del otro lado con esas sonrisas inmensas que ella siempre llevaba puestas.

Rápidamente me subí en el asiento del copiloto, me puse el cinturón de seguridad e inmediatamente Sammi apretó el acelerador dejando todo atrás.

Buena parte del viaje no nos dirigimos palabra alguna, hasta que por fin Sammi comenzó a parlotear.

-Oye, no sé si te habrás preguntado como Ashley consiguió tu dirección o no…-Me quedé en silencio… No, realmente eso era lo que menos me había preocupado.

-Eh, no, no me lo pregunté-Contesté algo cortada.

-Fui yo, yo le indiqué… Espero que no te haya molestado que te trajera él-Sonreí de costa, claro que no me había molestado, en absoluto.

-No, no hay problema-Dije tratando de sonar indiferente.

Nuevamente nos quedamos en silencio, yo por mi parte intentaba serenarme un poco y disimular los temblores convulsivos que tenía en todo mi cuerpo, y Sammi, bueno, ella iba coreando una canción de los Red Hot Chilli Pepers.

A medida que nos acercábamos más al centro de Los Ángeles, la carretera se llenaba más de autos con la música muy alta, chicos que le gritaban a las mujeres que iban caminando por las acera con sus ajustados vestidos y sus altos tacones… Los Ángeles, si sabías dónde ir era un descontrol, por las noches el alcohol, el sexo, la droga, el dinero y todo eso se movilizaba vertiginosamente. Si nunca habías estado en algún pub de LA realmente era porque no tenías vida.

-¿A dónde se supone que vamos exactamente?-Estábamos adentrándonos demasiado en el centro…

-Los chicos tocarán en el Bar 107-Me miré… Definitivamente no iba vestida para entrar a un lugar así.

-¿Y crees que me dejarán entrar?-Sammi me miró de reojo por un segundo.

-Somos las chicas de la banda-Dijo ella mientras se reía-No importa si vamos vistiendo harapos, nos dejarán pasar igual.

Suspiré, pero de todas formas me iba a sentir una intrusa junto a todos ellos.

-De saber que íbamos allí me vestía mejor-Bien, ahora estaba el doble de nerviosa.

-Brooklyn, mírame. ¿Te parece que yo voy bien vestida?-Por primera vez me detuve a ver cómo iba vestida… Llevaba unos jeans negros rotos y una remera superpuesta encima de otra.-Hoy no es noche elegante…

Me quedé en silencio lo que siguió del viaje. Al llegar al local, Sammi estacionó en la puerta (le habían reservado el lugar), la entrada estaba llena de gente, en su mayoría chicas, y a decir verdad, a lado de algunas, yo iba vestida por Coco Chanel.

-Chicas-Un hombre gigante vestido de traje nos arrinconó. De repente las personas que estaban haciendo fila en la puerta se percataron de nuestra presencia y comenzaron a gritar como locas, la gran mayoría iban para Sammi, y eran bastantes agradables a decir verdad. Pero la parte que me quedaba a mí no, definitivamente no era agradable-Permítanme acompañarlas.

Nos guió junto con otro hombre igual de alto y ancho hasta una puerta lateral que tenía el lugar.

-Gracias, chicos-Dijo Sammi una vez que yo ya estaba adentro del lugar y los gritos se iban apagando de a poco-Demasiado zorras, eh.

-Tengo miedo de los lugares que me llevas últimamente-Bromeé, ella se carcajeó.

Unos pasos se oyeron a nuestras espaldas.

-Hola, Broo-La sangré se me heló en las venas.

__________________________________________________________________

Hola, gente hermosa. Otra vez yo con mi Fic, espero que les esté gustando. Esto cada vez se pone mejor, ¿eh?

Gracias por la paciencia del otro día, en serio me sentí re mal por dejarlos con la intriga tanto tiempo, pero bueno, voy a intentar de que no se repita otra vez, ¿si?

Les habilité la opción para que pongan si les gustó o no el capítulo, así que si se copan porfis díganme, así voy más o menos sabiendo cómo moverme con el tema de la escritura. Gracias por las firmas que me dejan pidiendo que siga, me hacen de lo mejooooor <3 los adoro a todos ñ.ñ


Si te gustó, ¡RECOMENDAME!