lunes, 17 de diciembre de 2012

One-shot: Comptine d'un Autre Été (Ashley Purdy)


NOTA: Si querés podés escuchar esta canción mientras lees el one-shot.

Era un veinticuatro de Diciembre triste, uno que debía quedar para el olvido, pero todos sabían positivamente que iba a quedar marcado a fuego en mi memoria, todo lo que había ocurrido en esta última semana iba a marcar mi vida para siempre. Aún recuerdo sus últimas caricias, sus besos, el aliento cálido golpeando contra mi rostro, su perfume, su risa despreocupada, su todo.
Estaba recostada sobre la gélida y dura porcelana de la bañadera de nuestro (ahora solo mío) departamento, por la puerta abierta se escurría la música que solíamos escuchar juntos, todo estaba en penumbras, salvo por algunas de las velas y la luz que entraba por la ventana, le di una pitada a mi cigarrillo mientras dejaba que las lágrimas corrieran libres por mis mejillas enrojecidas.
Cerré los ojos mientras suspiraba apesumbrada, y allí fue cuando el recuerdo que me había estado taladrando la cabeza este último tiempo se vino a mi mente, era tan claro que hasta podía decir que lo estaba sintiendo realmente…

Era una mañana fría de Diciembre, como siempre, nos encontrábamos desayunando acurrucados en la cama mientras la buena música salía disparada de nuestro reproductor de música.
-Ya tengo tu regalo de navidad-Dijo mientras me besaba la mejilla y corría un mechón de pelo de mi rostro.
-¿Sí?-Dije entusiasmada-¿Y qué es?
-No voy a decírtelo, es sorpresa-Sonrió y me besó la frente, sabía que odiaba las sorpresas.
-Uhm-Suspiré-Yo aún no sé qué regalarte-Dije algo avergonzada, había estado pensando en hacerle un regalo original, algo que no tuviese aún.
-No necesito nada, mi regalo siempre vas a ser tú-Dijo tomándome de la mano.
-No, quiero darte algo-Dije mientras lo besaba en los labios de manera lenta.
-Ya tengo todo lo que quiero, no necesito nada más-Y dicho eso bajo el bretel del sostén y me besó el hombro.
Lo tomé por el cuello y lo acerqué a mí para poder besarlo de manera profunda y parsimoniosa, él delicadamente deslizó su mano por debajo de mi ropa interior. Arquee la espalda al sentir su tacto, el se río y me besó, cuando por fin pude desprenderme de esos labios me enterré en su cuello, mi acompañante gimió por lo bajo.
Dimos un giro sobre la cama cuando notó que yo estaba por enloquecer del placer y me deshice de su ropa interior, cuando por fin tuve su miembro en mi poder lo masturbé hasta que sus ojitos se achicaron, dándome a entender que ya no daba más. En ese momento en un movimiento rápido me puse sobre él haciendo que me penetrara, él amaba que yo estuviese encima, así que tomé yo las riendas en el asuntó y me moví primero de manera lenta y desesperante, hasta que él posó sus manos en mis caderas haciendo que me moviera de manera más ligera y rápida.
Cuando ambos nos dimos cuenta que todo estaba por terminar, salí de encima de él y comencé a lamer su miembro hasta que por fin todo terminó.
-Me enamoras cada día más-Dijo mientras me tomaba por el rostro y me besaba-Debo irme a trabajar, te amo.
-Me voy a pasar todo el día pensando en tu regalo-Dije estirada en la cama.
-No, yo solo puedo pensar en ti todo el día-Dijo bromeando, tomó su ropa y se marchó al baño. Un rato más tarde se fue a trabajar.
Esa fue la última vez que lo vi con vida, esos fueron sus últimos besos, caricias, palabras, miradas, sonrisas… Sus últimos pensamientos estando conmigo.

Volví a abrir los ojos, ya casi no veía nada, las velas estaban casi consumidas en su totalidad y las lágrimas borroneaban la poca visibilidad que podía llegar a tener. De repente, oí un ruido en la sala, y Pericles, nuestro (mí) gato entró corriendo.
Salí de la bañadera, y me envolví en una toalla sin hacer mucho ruido, asomé la cabeza, no había nada, simplemente estaba el living, alumbrado por el gran árbol que habíamos armado juntos esa tarde del ocho de Diciembre cuando volvió a casa por la tarde.
Fui con cuidado hasta el living, el fuego de la pequeña chimenea casi se había extinguido al igual que las vela del baño y una ráfaga polar recorrió mi cuerpo semidesnudo. La ventana del balcón estaba abierta de par en par.
Suspiré, seguramente había sido Pericles queriendo salir al balcón o algo así. Fui hasta las ventanas y las cerré, al hacerlo, una nota estaba pegada en el vidrio de la misma…

“Isabella:
                Sé que estás triste, por favor, no llores más, sabes cuanto odio ver esos hermosos ojos nublados por las lágrimas, deja de buscar culpable, nadie tuvo la culpa, era simplemente mi momento de partir. Sé que te prometí muchas cosas, que quizás pienses que nuestros sueños se han roto, pero no, tú puedes hacerlos sin mí, yo simplemente era un participante más, pero esos sueños pueden lograrse igual.
Quiero que sepas que en donde estoy, voy a estar cuidándote, todo está bien ahora, ya no hay nada más que hacer, simplemente espero verte feliz nuevamente, no me extrañes, porque siempre estoy a tu lado, aunque tú no puedas verme yo si, y quiero que sepas que cada noche me siento a tu lado y te veo soñar, jamás dejes de hacerlo.
Te voy a esperar el tiempo que sea necesario, no te apresures.
Te amo, por siempre tu amado: Ashley.”

Un escalofrío recorrió mi espina dorsal, nuevamente lágrimas brotaron de mis ojos ya casi secos de tanto llorar. Giré mi vista para ver el árbol, y me percaté de que justo al lado del regalo que yo había conseguido para Ashley, había una pequeña cajita envuelta en papel de regalo rojo brillante. Me arrodillé debajo del árbol y tomé la pequeña cajita, con cuidado la desenvolví… No podía ser… Abrí la cajita con los dedos temblorosos y dentro de la misma había un brillante anillo dorado, con una pequeña notita que decía “Cásate conmigo” sollocé, saqué el anillo de su empaque y me lo puse en el dedo anular de la mano izquierda.
-Acepto-Dije en un susurro. Justo en ese instante, en el reloj dieron la doce, y los vecinos gritaron “FELIZ NAVIDAD”. Mi milagro navideño se había cumplido, ahora lo podía sentir junto a mí.

_________________________________________________________________
Ya sé que es súper deprimente, se me ocurrió escuchando la banda sonora de Amelie, por eso el título, no tiene mucho que ver la época del año en la que está situada la historia pero bueno.
Espero que les guste :)

3 comentarios:

  1. Hoy me pusé a leer tus últimas publicaciones. TE EXTRAÑE! Jaja. Bueno, con este últime me emocioné, simplemente hermoso. Un saludo muy grande, y ojala que sigas subiendo c:

    ResponderEliminar
  2. DIOS MIO¡¡ he llorado con esto eeh. Esta genial :D

    ResponderEliminar
  3. ¿Te gusta escribir? ¿Quieres compartir tu historia con personas de gustos similares a los tuyos? ¡¡Pásate por http://http://teenbooks.activoforo.com/forum!! Allí podrás hacerlo...además cuentan con un grupo de diseño de documentos. ¿Quieres imprimirlo? Ellos te lo hacen. ¿Un pdf? También. ¿A qué esperas?
    Al habla, la admin :)

    PD: Si este mensaje causa alguna molestia, lo siento, pero por desgracia soy también la encargada de la publicidad u_u

    ResponderEliminar